Archivo de la categoría: Despedida

Tic Tac.

Especialmente dedicado a todo aquel abrumado por la tristeza. Cobrad ánimo…aún hay esperanza.

Con Cariño

Tic Tac.

A nuestro paso el tic tac de la vida nos recuerda,
que se nos agota el tiempo para la desesperanza,
pues cada rayo de luz por el día que comienza,
supone nueva ilusión por lo que aún nos espera.

Poco a poco y lentamente vemos llegar el ocaso,
y nos deleitamos tanto al contemplar esa escena,
así ocurre la alborada, que con gran policromía,
invita con alegría a cubrir de color las penas.

Las pruebas no faltarán, aflicciones y fracasos,
pero, ¿que es de la tormenta que siempre acaba en remanso?
El dolor nunca es eterno, ni es infinito el cansancio,
y siempre la recompensa nos encuentra en cada paso.

Mary González S. /YM-1122

Tic Tac

Trenzaré mi tristeza

Hoy he querido compartir este precioso relato de la escritora Paola Klug, dedicado a las sufridas mujeres latinoamericanas y del mundo que cotidianamente enfrentan innumerables adversidades que les producen enormes y profundas tristezas.

Con Cariño.

TRENZARÉ MI TRISTEZA
…Un precioso relato.

Decía mi abuela que cuando una mujer se sintiera triste
lo mejor que podía hacer era trenzarse el cabello;
de esta manera el dolor quedaría atrapado entre los cabellos
y no podría llegar hasta el resto del cuerpo;
había que tener cuidado de que la tristeza
no se metiera en los ojos pues los haría llover,
tampoco era bueno dejarla entrar en nuestros labios
pues los obligaría a decir cosas que no eran ciertas,
que no se meta entre tus manos- me decía-
porque puedes tostar de más el café o dejar cruda la masa;
y es que a la tristeza le gusta el sabor amargo.
Cuando te sientas triste niña, trénzate el cabello;
atrapa el dolor en la madeja y déjalo escapar
cuando el viento del norte pegue con fuerza.
Nuestro cabello es una red capaz de atraparlo todo,
es fuerte como las raíces del ahuehuete y suave como la espuma del atole.
Que no te agarre desprevenida la melancolía mi niña,
aun si tienes el corazón roto o los huesos fríos por alguna ausencia.
No la dejes meterse en ti con tu cabello suelto,
porque fluirá en cascada por los canales que la luna ha trazado entre tu cuerpo.
Trenza tu tristeza, decía, siempre trenza tu tristeza…
Y mañana que despiertes con el canto del gorrión
la encontrarás pálida y desvanecida entre el telar de tu cabello.

Trenza tu tristeza, decía, siempre trenza tu tristeza…

 

trenzaré mi tristeza

Ánimo

Ánimo, Ánimo, Ánimo…!!!

Ánimo

Tan frágil como la rosa, se puede mostrar la vida,
que por la opresión sufrida, su encanto se desmorona,
y el pétalo en su caída, la estremece y acongoja,
pues no sabe si algún día volverá a besar la aurora.

En medio de las tristeza, puede surgir fortaleza,
el dolor no es para siempre, ni los males son eternos,
asi al terminar noche, y cuando acaba el invierno,
se aprecia la primavera, y la flor con sus renuevos.

Mary González S. /YM-1122

 

 

Ánimo

 

 

Un homenaje a ARP

Hoy quiero compartir este sentido homenaje realizado por  D. Scott, a nuestra gran amiga ARP, después de su partida de este mundo, me ha conmovido este maravilloso tributo a quien fue una persona maravillosa,  amiga y compañera en las buenas y las demás, y quien nos enseño que los amigos, son amigos para siempre, aún cuando no están presentes. Cada día más valoro a mis amistades y comprendo el gran valor de cultivarlas…!

Con cariño

Un tributo a ARP.
Por: D. Scott.

Regresaste vestida de vida e inmortalidad, después de tanto tiempo,
a este surrealista mundo onírico donde no hay reglas ni coordenadas físicas.
Este mundo súbito donde los que se han ido se asoman o realizan cortas y confusas visitas, haciendo de las suyas.

Te asomaste y me visitaste sobre la elevada cúspide de veinte años de libros.
Con tu bello rostro de mármol blanco y vivaz mirada de piedra sideral.
Sonriendo y hablando en alfabetos desconocidos, halándome del brazo y
señalando un punto específico de tu amada y bien acomodada biblioteca.

Pero vino el despertar imponiendo la cuadrada realidad de una habitación
que deja colar por su añeja ventana de madera un lucero matutino.
Más lo que quedó en mi memoria ahora danza engalanado de tinta y papel:
allí se cuajó, es un tributo para ti.

Gracias te damos muchos por tu existencia: misionera y portavoz de letras
y páginas cristianas. El vacío que dejaste no lo llena ni una generación de seres vivientes.

tributo-a-arp2

https://alborada.blog/2017/01/22/premios-20-blogs-ayuda/

El eco de tu ausencia.

La ausencia del ser amado, representa un eco silente que grita profundamente el amor entrelazado con las nostalgias provenientes por el temor de la  separación.  Esta es una realidad muy fuerte que debe comprenderse, aun cuando el dolor del alma desafíe nuestra cordura , por la ausencia y la nostalgia. Pero al fin que  nadie presagia los pasos que nos toca transitar en el camino de nuestra vida como parejas.

Con Cariño

 

El eco de tu ausencia

Salí a buscarte esa tarde fría, era lluviosa y con fuerte brisa,
y me extravié en el gran laberinto, de pensamientos interminables,
que me invadían presurosamente, con sus siluetas amenazantes,
como unas gárgolas que entre sombras, me susurraban que te perdía.

Allí  mis ojos no te encontraban, y mi alma toda desnuda grita
Por donde andabas? Yo No lo supe! Donde buscarte? Ya no sabía!
Y así tendida sobre el hastío, me preguntaba sin mi sonrisa,
que haría yo ahora frente a tu ausencia, sino volviera a verte algún día?

Con cada gota de pensamiento, llene el gran vaso de mis memorias,
y reconstruí de nuevo la historia, que fue el refugio de nuestras vidas.
Asi, ante el eco de tus ausencias, muy escondidos en mis adentros,
se desprendían todos tus recuerdos, y en cada latido desfallecía.

Pude cerrar de nuevo mis ojos, para escuchar el vuelo del tiempo,
con su compás de música tenue,danzar tan suave y tan dulcemente
las melodías de aquellos momentos, que compartimos fervientemente,
entretejidos con ilusiones, de nuestros amor, tan bello por siempre

Mary González S./YM1122

El eco de tu ausencia

Mi refugio

Cuando nos refugiamos en las experiencias de amor vivida en cualquier momento y tiempo de nuestras vidas, podemos sobrellevar bien la adversidad, el dolor, disipar el temor, perdonar libremente, evitar la contención, renovar la fortaleza y recobrar la confianza y la esperanza perdida.

Es maravilloso el poder que tiene el amor para conmover el corazón, refrescar el alma, y sanar una herida.  Cuanta alegría puede traer el recuerdo de un sencillo  “Te quiero” “Un dulce beso” y un “Cálido abrazo”

El responder a esa esencia inigualable, a nuestro ser verdadero; nos permite experimentar el refugio mas alto, y más grande que pueda existir en esta vida….El Refugio del Amor.

Con Cariño

Mi refugio

Cuando el dolor se hizo fuerte y la espera interminable,
en la agonía por tu ausencia, cada noche y cada  tarde
me refugié en tus recuerdos, y en el sentir tan palpable,
de tu cálidos abrazos, inmensos e inolvidables.

Que te amaba lo sabía, y vivir sin ti no  podía
me cobijé en tu añoranza y en la cruel  melancolía
que me aislaba de la vida cotidiana y tan vacía,
agobiada por el duelo, que me dejo tu partida.

Así me fui sumergiendo, en el gélido silencio
y en la sonrisa  fingida, desdibujada de miedo.
vivia una vida vacía, y se convertía en un destierro
este mundo sin  tu esencia, sin tu musa y tus afectos

No te aparté de mi mente, ni de mi fiel corazón,
tu me enseñaste a olvidar, a ser libre y dar perdón,
me revelaste el secreto, y grandeza del amor
que es capaz de reencontrarse y nunca decirse adiós.

Hoy te tengo nuevamente, llenándome de alegrías,
borrando el gris de mis ojos, y de la penas sufridas
Eres la luz de mis días, e inundas mis madrugadas,
Contigo aprendí la magia, de vivir enamorada.

Mary González S. / YM-1122

Mi refugio

 

Adiós ríos, adiós fontes

Rosalía de Castro, 178 aniversario del nacimiento de la poetisa y feminista gallega Rosalía de Castro (Santiago de Compostela, 24 de febrer de 1837 -Padrón ,15 de Julio de 1.885) fue una poetisa y novelista española que escribió tanto en gallego como en Castellano. Considerada en la actualidad como una escritora indispensable en el panorama literario del siglo XIX, representa junto con Eduardo Pondal  y Curros Enriquez, una de las figuras emblemáticas del Rexurdimento gallego, no solo por su aportación literaria en general y por el hecho de que sus Cantares gallegos  sean entendidos como la primera gran obra de la literatura gallega contemporánea, sino por el proceso de sacralización al que fue sometida y que acabó por convertirla en encarnación y símbolo del Pueblo gallego Además, es considerada junto con Gustav Adolfo Bécquer la precursora de la poesía española moderna.

Hoy queremos dedicar nuestra entrada, a este poema que es la traducción de uno de los Cantares galegos. La primera estrofa es un canto popular que se amplifica en el resto del poema. El personaje que habla es un emigrante que está a punto de embarcar hacia América y que se despide con tristeza de si tierra natal, situación que tuvieron que afrontar muchos gallegos en la segunda mitad del siglo XIX.

Adiós ríos, adiós fontes

Adiós ríos, adiós fontes
Adiós ríos, adiós fontes
adiós, regatos pequenos;
adiós, vista dos meus ollos,
non sei cándo nos veremos.

Miña terra, miña terra,
terra donde m’eu criei,
hortiña que quero tanto,
figueiriñas que prantei.

Prados, ríos, arboredas,
pinares que move o vento,
paxariños piadores,
casiña d’o meu contento.

Muiño dos castañares,
noites craras do luar,
campaniñas timbradoiras
da igrexiña do lugar.

Amoriñas das silveiras
que eu lle daba ó meu amor,
camiñiños antre o millo,
¡adiós para sempre adiós!

¡Adiós, gloria! ¡Adiós, contento!
¡Deixo a casa onde nacín,
deixo a aldea que conoso,
por un mundo que non vin!

Deixo amigos por extraños,
deixo a veiga polo mar;
deixo, en fin, canto ben quero…
¡quén puidera non deixar!

Adiós, adiós, que me vou,
herbiñas do camposanto,
donde meu pai se enterrou,
herbiñas que biquei tanto,
terriña que nos criou.

Xa se oien lonxe, moi lonxe,
as campanas do pomar;
para min, ¡ai!, coitadiño,
nunca máis han de tocar.

¡Adiós tamén, queridiña…
Adiós por sempre quizáis!…
Dígoche este adiós chorando
desde a beiriña do mar.

Non me olvides, queridiña,
si morro de soidás…
tantas légoas mar adentro…
¡Miña casiña!, ¡meu lar!

Rosalia-Sellier-1